El miedo

En una ocasión visité a un sabio; hablaba con suma seguridad y jamás regresé a verlo, ya que toda aseveración está dictada por el miedo. Por sorpresa un día se presentó en mi casa; me preguntó el motivo de que no hubiese regresado y yo le contesté con sinceridad.

-Es a tu propio miedo al que temes, no al mío –respondió-, ya que el mío poco mal puede hacerte. No te avergüences de él –dijo compasivo-; al fin y al cabo, ¿si no tienes miedo qué tienes?

Esperó unos instantes ante mi perplejidad y continuó:

-Todos hemos de tener un guía, haz que tu miedo lo sea.

Felipe Rubio

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s