Todo es un regalo

-¿Cómo acabar con las actitudes de nosotras mismas que no nos gustan?
-Amándolas debidamente.
-¿Y si no se siente por ellas otra cosa que vergüenza y repulsión?
-Entonces las odias, y al despreciarlas actúas como si no existieran; las alejas de tu radio de acción y te condenas a vivir bajo su sombra. Dos hermanos se dedicaron a los negocios –relató La Maestra-. El primogénito había recibido una herencia por parte de un tío que despreciaba al más pequeño, e inauguró con este caudal un establecimiento suntuoso. Se sintió poderoso y renunció a gastar su tiempo escogiendo la mercancía. De este modo compró telas a bajo coste sin llegar a tocarlas; pero la calidad de estas resultó ser nula y en breve acabaron deshechas en las manos de las costureras. El benjamín, sin embargo, pasó los días viajando, y aunque el hecho de no contar con dinero le obligase a adquirir telas a bajo precio, primaba en ellas la calidad, para que resistiesen el mayor tiempo posible. Como consecuencia el primogénito perdió su dinero y el menor se quedó con sus clientes. Para ambos las telas eran iguales, con unas se quedaban y con otras no; mas el segundo, para decidirse, se acercaba a ellas. Haz tú los mismo con tus pasiones, conócelas y decide con cuales te quedas. Entonces te darás cuenta de que la mayoría solo pretende mostrarte algo que de no serte recordado, no solucionarías nunca, y que la solución, a menudo, consiste en el simple hecho de que ese algo aparezca. En el fondo, todo aquello que no te gusta de ti también es un regalo.

Felipe Rubio

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s