Con respecto a la alegría

En una ocasión una alumna le confesó que en el pasado había intentado suicidarse.

-Desear morir no es algo vergonzoso -dijo ella, quitándole hierro al asunto-. A lo largo de nuestra vida se nos pide que seamos como nuestra madre, como nuestra hermana o la mejor de nuestras primas, en las cuales no nos vemos reflejadas. Debido a ello es fácil pensar que no existimos y que por lo tanto, las cosas extraordinarias no suceden. Si estás en este caso: alégrate, otras se creen tan importantes que no paran de contar nimiedades acerca de su existencia, como si estas no careciesen más o menos de importancia.
El problema suele ser que a pesar de cerrar nuestros oídos a las alabanzas de la vida no los cerramos a las murmuraciones o las quejas acerca de nuestra persona, ya sean propias o ajenas, y actuamos de manera selectiva; pero en perjuicio propio. Ya que en realidad, cuando nos sentimos muertas, solo lo hacemos con respecto a la alegría.

Felipe Rubio

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s