El jinete y la mano

-Cuando un jinete cabalga su mano sujeta las riendas pero es él el que se cansa.
-¿Qué quiere decirnos?
-Que la mano no duda –contestó La Maestra-.
-Y sin embargo, ¿es posible no dudar nunca?
-En tu caso no, tú misma acabas de impedirlo.
 
Felipe Rubio
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s