Cara a cara con tu niño interior

Cara a cara con tu niño interior pregúntate qué es lo que le falta y qué es lo que le sobra. Lo que le falta es fácil de adivinar: le faltan abrazos, pues por mucho que nos hayan amado nunca ha habido suficientes, ya que un niño, como recién llegado, siempre se siente solo. Lo que le sobra, sin embargo, son preguntas, debido a que éstas crean dudas y las dudas solo se solucionan con ideas preconcebidas.
Atrévete después a afirmar sin miedo a equivocarte, plantéate tras esa última pregunta frente a tu niño no volver a utilizar jamás los signos interrogativos, pasar a la “afirmación” de manera plena; que no te preocupen los efectos que esto pueda tener sobre él, ya que si algo no es cierto renunciará a ello de manera absoluta, pues desde ese amor tan profundo no le estás hablando con afirmaciones como crees, sino con sugerencias, que es bien distinto.
Recuerda que los niños, por débiles, tienen un sobrenatural instinto de supervivencia y que se desharán de todo aquello que no alimente dicha función siempre que estés a su lado. Que todas sus frustraciones y sus temas pendientes se quedaron posados en su interior, en ese interior del interior; precisamente por carencia de abrazos y que ahora es tu abrazo el que le sanará para siempre, tu continuo abrazo.
 
Adelante, no tengas miedo, se fuerte para que él sea fuerte.
SENCILLAMENTE JUEGA.
 
Felipe Rubio
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s