Prohibido entrar con mente de esclavo

Un día soñé que la libertad era un palacio en cuya puerta ponía: Prohibido entrar con mente de esclavo. Y ¿qué es una mente de esclavo? –preguntareis-. Una mente de esclavo es la que piensa, pues la que no lo hace toma aquello que encuentra y lo disfruta, mientras que la que lo hace da vueltas en torno al suceso como una avioneta que no pudiera tomar tierra; antes de descubrir el sabor de algo crea mil hipótesis sobre ello y cuando se decide a probarlo el alimento está ya duro y se ha vuelto incomestible. Una mente de esclavo es la que inconscientemente ha esperado a que esto suceda para no tener que decir me gusta, ni que dejarse llevar en contra de decisiones que alguien tomó por nosotros hace siglos; para no buscar excusas y quedarse sólidamente apoyado en su área de confort. Una mente de esclavo es un muñeco rígido como una losa en el interior de un cacahuete a punto de germinar, o un escupitajo o el ladrido de un perro parasitado en el alma de una amapola.
¡JUEGA!

Felipe Rubio

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s