Edificar la propia vida

Si tus padres fueran lo que tú recuerdas no existirían de la mitad para abajo; sus piernas, sus pies, sus rodillas, sus caderas estarían enterradas en la nada. No podrías comprenderlos por completo, ni amarlos por completo, ni aceptarlos por completo; de igual modo que nadie acepta una película romántica sin un final descorazonador o feliz, o un rosón de reyes sin sorpresa.
 
Tendrías que desentrañar sus piernas de entre la nada, practicar un hueco en su memoria e ir rescatándolas del supuesto vacío. Pero antes tendrías que vencer el miedo a ese vacío; descubrir que no es más que el lugar al que no llega la consciencia, y que en el momento en que esto acontece el vacío desaparece.
 
Tendrías también que aprender a hablar con tu niño interior, este sería el primer paso, y hacerlo luego con sus respectivos niños; ver claramente que ellos pasaron exactamente por lo mismo que tú pasaste, en cuanto a emociones se refiere. Que algunas de tus reacciones son un legado que mantienes única y exclusivamente por fidelidad a ellos. Mas, si consigues hablar con el niño de tus padres, podrás cerrar el círculo de los tres sois, practicar un Hermoso Divorcio de Conveniencia en el que todos podáis tener vuestro propio papel, y edificar vuestra propia vida, utilizando eso sí, el amor de todos.
 
Felipe Rubio
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s