Los Refugios

Los refugios son esa especie de escalones grandes como precipicios que colocamos entre nosotros y la vida, tal que si esta no nos perteneciera. Quimeras que nos van manteniendo milagrosamente a salvo de nuestro destino y nos impiden ver certezas tales como: nadie es culpable o tú no eres tus padres, ni tu esposa, ni tus hijos; eres tú mismo… y eso es precisamente lo que desean tus padres y tu esposa y tus hijos; que los ames, no como a un escondite para seguir existiendo sino como un acicate para renacer a cada instante y hacer que la existencia sea un continuo fluir de sucesos. Ojalá este año que empieza desaparezcan todos ellos, todas esas simulaciones de respiración alterada, esos continuos campos de tiempos muertos donde no crece absolutamente nada. Que tengamos el valor de hacer que nuestras mañanas sintonicen con nuestras almas, que hablemos más con nuestros hijos y menos con los psicólogos de nuestros hijos, que descubramos que nuestro jefe no es el culpable de nuestra infelicidad o en caso contrario, lo expulsemos de nuestra vida para siempre; que no hallemos ni una sola excusa para amar a otro ser o entidad real o imaginaria más de lo que nos amamos a nosotros mismos.
Felipe Rubio
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s