Nadie te vio partir

Cuando dijiste
Que mi alma era preciosa
Mi alma no te escuchó

Cuando dijiste
Que era cieno
Tormenta
O ladrido de azucenas

Mi alma no te escuchó

Cuando viniste
Permaneció ausente
Y como dormida

Cuando dijiste
me voy

Mi alma no te vió partir

Felipe Rubio

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s