El placer es el orden

Me comentó que se masturbava mucho y que eso le preocupaba y le animé, sencillamente, a que disfrutara del acto, a que se entregara a él por completo.

Volví a encontrarl@ después de mucho tiempo. Había pasado 4 o 5 años sin masturbarse, me dijo, y ahora volvía a hacerlo mucho más espaciadamente que ántes; el gozo se había encargado de ordenar sus actos sexuales, así como el resto de su vida. Estaba felíz y me dio innumerables veces las gracias.

Seguidamente me preguntó por qué las personas éramos tan terriblemente fieles al sentimiento de culpa; por qué nos mostrábamos incapaces de aceptarnos a nosotr@s mism@s y qué sucedía en nuestra mente para que nos negásemos a ser felices.

No quise privarle, sin embargo, del placer de hallar la respuesta por sí mism@.

Felipe Rubio

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s