Tengo un ego como una casa

Tengo un ego como una casa,
de la cual salgo cuando hace sol
o tiran piedras sobre el tejado,
para impedir que caigan sobre
mi cuerpo.

Un ego grande con plantas en el patio
que riego de guindas a brevas
y limpio de polvo como recuerdos
los fines de semana.

Un ego que si en lugar
de ser como una casa
fuese como un camión
acabaría por atropellarme.

Que grita y patalea
mientras lo observo sin ser visto;
un ego entrañable, en el fondo,
que tendrá a su vez otro egito
dentro de sí, imagino… Y así hasta el infinito.

De modo que si alguna vez
te liberas de él por completo
y te vuelves totalmente sabi@,
y tu vida se torna liviana,
no te preocupes demasiado,
yo te lo presto.

Felipe Rubio.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s