Per der se

La mayoría de las veces nuestro deseo no nos pertenece y su único objetivo es la distracción, el alejamiento de las “cosas importantes”… Esto implica que, en el camino de “vuelta a casa”, haya una necesidad imperante de perderse, para más tarde encontrarse de nuevo. Dejando en esa primera salida quijotesca parte del deseo que no nos pertenece.
Esta estructura se repite felizmente y de manera productiva. Otros seres sencillamente se iluminan, pero no todos llegan al mismo punto por idéntico camino.

Carlos Vehemente, El libro de los amuletos falsos

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s