En El Corazón Infinito y a Ciegas

Con En el Corazón Infinito y a Ciegas, pretendernos asentarnos en el Amor Incondicional y en la Esencia de nuestro Ser Liviano para poder observar desde allí cada una de las partes del juego que nos conforma, aceptando aquello de lo cual seamos testigos: incluidas las sombras.

Para ello renunciaremos a la visión a lo largo de todo el taller, ahondando, a su vez, en la concepción de que que dicho sentido es engañoso, en tanto que damos por real e indiscutible aquello que vemos, renunciando así a darnos cuenta de que si algo es indiscutible, esto es, precisamente lo que lo convierte en irreal.

Programa:

Bienvenida y bautismo de invidencia.

Yoga a Ciegas.

Trabajo desde el corazón en la luminosidad del tacto (Biodanza a ciegas).

Tiempo de compartir.

Visualización Sanadora: nacer a LA VIDENCIA.

 

Donación 15 €/ Imprescindible confirmar reserva. Whatsapp: 638 036 927

 

 

Felipe Rubio

Anuncios

Una vida espiritual

Hay personas
que se ocupan arduamente
de tener
una vida espiritual
y de que lo parezca.

Yo no me ocupo
absolutamente de nada…
tal vez esto sea
tener una vida espiritual.

Felipe Rubio

Una piedra hacia el cielo

Un hombre arrojó una piedra hacia el cielo sin que esta cayera de nuevo a la tierra. Repitió la acción un par de veces y a la tercera cayó sobre su párpado haciendo que perdiera el ojo.

Lo mismo sucede con el pasado, la mayoría de las veces es mejor que no vuelva.

Felipe Rubio

Tengo un ego como una casa

Tengo un ego como una casa,
de la cual salgo cuando hace sol
o tiran piedras sobre el tejado,
para impedir que caigan sobre
mi cuerpo.

Un ego grande con plantas en el patio
que riego de guindas a brevas
y limpio de polvo como recuerdos
los fines de semana.

Un ego que si en lugar
de ser como una casa
fuese como un camión
acabaría por atropellarme.

Que grita y patalea
mientras lo observo sin ser visto;
un ego entrañable, en el fondo,
que tendrá a su vez otro egito
dentro de sí, imagino… Y así hasta el infinito.

De modo que si alguna vez
te liberas de él por completo
y te vuelves totalmente sabi@,
y tu vida se torna liviana,
no te preocupes demasiado,
yo te lo presto.

Felipe Rubio.

En realidad

En realidad cada uno escoge su propia realidad, las partes del juego en las que quiere intervenir y las normas que lo rigen. El problema viene cuando olvidamos que la realidad es siempre irreal y que el juego nunca deja de ser juego.

De modo que eso, que denominamos ego, no es más que un jugador olvidadizo que no soporta la idea de perder.

 

Felipe Rubio

Entrégate al miedo

Si no puedes entregarte al amor
por que sientes miedo,
si ese mismo miedo te impide
darte a los otros,
cumplir los sueños que ni siquiera
sabes que tienes,
crecer hasta mostrar tus verdaderas
dimensiones
o vestir tu vida de domingo;
no lo dudes:
ENTRÉGATE AL MIEDO.

Felipe Rubio

Tal vez

Tal vez debí
haber sido más niño
en mi infancia,
más serio como adulto
y más seguro como persona;

menos duditativo
a la hora de apropiarme
de determinadas cosas
que la mayoría
piensan que pertenecen
a ellos mismos
y yo pienso que no pertenecen
a nadie.

Descuidé detalles
con las personas que me amaron
y amé demasiado
a gente cuya alma
era un cántaro roto.

No logre que sucediera
de otro modo
y cuando sucedió así
me pareció hermoso,

tanto que me es imposible
pedir disculpas.

Felipe Rubio

Victima de tu propio engaño

Si meditas en una sala insonorizada, haces hincapié en las cosas que te hacen sentir bien y dejas a un lado aquello que te daña, te irrita o te atormenta; tal vez deberías plantearte el hecho, no solo de que aquello que no afrontas no se solucionará nunca y que con el solo acto de afrontarlo ya se está solucionando de algún modo; sino que eres victima de tu propio engaño, y que este es ruin e innoble; tanto si lo ejerces por ti mismo como si buscas inconscientemente la colaboración de tercero para que ejerza el maltrato sobre ti.

ATRÉVETE A MIRAR Y QUE SOLO EL AMOR QUEDE EN PIE

Felipe Rubio