Transcencer

Luego concluye nuestra infancia
y comenzamos a vivir tal que
si la vida fuese un recuerdo,
con el único fin de olvidar nuestra obligación
de llevarla a mejor puerto;

solo cuando transcendemos esta etapa
comienza la sanación.

Los que quieren dejar de ser niños
nunca llegan a ser adultos,
y los que aceptan
su niñez perpetua se convierten
automáticamente en mayores.

Que solo quede el amor en pie.

 

Felipe Rubio

Anuncios

CUENTO DE INVIERNO

Él le dijo que, puesto que se amaban, podían incluso llegar a envejecer juntos.
Ella no quería envejecer.

P. D:
Él: El Invierno.
Ella: La Primavera.

Felipe Rubio

La Vera un lugar para retirarse

El lugar en el que hemos planeado este retiro es un albergue precioso entre bosques de robles, ubicado cerca de Garganta La Olla. Dicho Albergue (La Casona) Cuenta con instalaciones cómodas y zonas comunes, cálidas y acogedoras. Las habitaciones son de dos camas y llevaremos nuestro propio saco de dormir, a poder ser.

Es un lugar idílico para convivir y compartir la belleza, permitiendo que el amor sea la verdadera regla moral. No se trata de un hotel, ya que hemos preferido imbuirnos en la madre naturaleza de manera plena, y sinceramente: ¡creemos haber acertado!

Programación

Viernes 18

De 18.00 h. a 18.30 h. Bienvenida.

19.00 h. Meditación Kundalini.

20.00 h. Que solo el amor quede en pie (encuentro).

 

Sábado 19

8.00 h. Yoga y Conocimiento

9.30 h. Desayuno.

11.00 h. Marcha Chamánica: Recorriendo las propias ruinas. 

14.00 h. Comida.

16.00 h. Neurodanza: Solos en mitad del amor.

18.30 h. Encuentro.

20.30 h. Cena y descanso.

 

Domingo 20

8.00 h. Yoga y Conocimiento.

9.30 h. Desayuno.

11.00 h. Encuentro en la naturaleza: los pasos de la desnudez conducen hacia la magia de la vida.

14.00 h. Comida, celebración y despedida desde el amor y la entrega.

 

N.T: El retiro incluye pensión completa y la comida será vegetariano-ovo-láctea.

 

Qué llevar/ Alojamiento/ Reservas

 

 

 

 

Que solo el amor quede en pie

Con “Que solo el amor quede en pie”, pretendemos hacer un retiro en el cual el foco de atención recaiga sobre el propio foco de atención, dándonos cuenta de que es nuestra mirada la encargada de colocar prendas sobre el amor primigenio y que dicha mirada, engendrada por el miedo, nos impide sentir que pase lo que pase nunca dejaremos de ser amados.

Al atender sin cortapisas al miedo, nos entregamos a él; permitimos que este desaparezca y le concedemos la libertad, como a un esclavo.

Programación

Cuatro millones de golpes

Cuatro millones de golpes
le cayeron
antes de darse cuenta
de que el maltrato
que los demás le infringían
era su propio maltrato,

de que los puñetazos
que daba al aire
recaían imperceptiblemente
en su propio cuerpo,

de que sus accidentes,
sus enfermedades,
sus caidas;
eran generadas por su propia persona.

Cuatro millones de golpes
antes de llegar al convencimiento
de que cada palabra,
de que cada corrección,
de que cada indicación;
debía ser como una caricia
hacia ella misma.

Única y exclusivamente
como una caricia.

Felipe Rubio

Piénsalo bien

Piénsalo bien:
Si tratas a tu pareja como a un medio-hombre o como a una medio-mujer, solo podrás ser medio felíz con ella.

Si tus ideas son claras y concisas jamás alcanzarás la sabiduría de lo opaco o lo indeterminado.

Si insistes en tener razón de manera constante tu mente se volverá sorda y tu lengua será ignorada.

Si te empeñas en saber a cada instante donde estás exactamente, tu universo se tornará diminuto como una almendra e inhospito como un hormiguero.

Felipe Rubio

Oración de gratitud al Padre

Agradezco a mi padre que nunca me leyera un cuento o me contara una historia, porque gracias a esto sentí la necesidad de buscarlas por mi cuenta, de leer las de otros y de escribir las mías propias, en un intento desesperado de plurificar la realidad; y mientras escribia me iba mostrando a mi mismo facultades de mi propia persona que jamás hubiera pensado que existieran: mi bondad, la profundidad de mi alegría, mi absoluta falta de talento y mi asombroso amor por todos y por todo… incluido mi padre.

Felipe Rubio

El placer es el orden

Me comentó que se masturbava mucho y que eso le preocupaba y le animé, sencillamente, a que disfrutara del acto, a que se entregara a él por completo.

Volví a encontrarl@ después de mucho tiempo. Había pasado 4 o 5 años sin masturbarse, me dijo, y ahora volvía a hacerlo mucho más espaciadamente que ántes; el gozo se había encargado de ordenar sus actos sexuales, así como el resto de su vida. Estaba felíz y me dio innumerables veces las gracias.

Seguidamente me preguntó por qué las personas éramos tan terriblemente fieles al sentimiento de culpa; por qué nos mostrábamos incapaces de aceptarnos a nosotr@s mism@s y qué sucedía en nuestra mente para que nos negásemos a ser felices.

No quise privarle, sin embargo, del placer de hallar la respuesta por sí mism@.

Felipe Rubio

Mis amados personajes

Nunca me deshago de uno solo de mis personajes sin abrazarlo y aceptarlo por completo, ni escatimo un átomo de amor para cualquiera de ellos.

Así, cada uno de dichos personajes me va trallendo un regalo y desapareciendo tras de mi abrazo, y yo guardo sus aromas, sus particularidades, sus hermosas obsesiones, sus petulancias; como postales que llegasen desde la otra parte del mundo.

Nunca me enfado con mis personajes, y al contrario que ellos, jamás intento distanciarlos de mí o diferenciarme de algún modo; todo lo contrario: me entrego hasta que su papel en la obra concluye por completo.

Felipe Rubio