No importa

No importa lo que quieras ser,
si quieres ser artista dedícate al arte,
estudia arquitectura, levanta edificios,
salva al mundo de un hipotético fin
con tus propias manos;
porque hagas lo que hagas
y estudies lo que estudies,
un día te darás cuenta de que no eres
absolutamente nada,
y lo importante, lo verdaderamente importante,
será que entonces estés
de acuerdo contigo mismo.


En armonía con tu verdadera esencia.

Felipe Rubio

Anuncios

Para mí

Para mí, eso que vosotr@s denominais La Realidad es como si alguien se hubiese dejado la tele puesta y me habiera abandonado dentro. Entonces, cuando tomo consciencia de esto; he de introducirme en mi propio interior para salir fuera.

Felipe Rubio

Ahora

De modo que ahora que soy mayor me doy cuenta de que lo real es comportarse como un niño, con el fin de experienciar constantemente, de evitar eso que los “mayores” llaman tiempos muertos y no son más que pequeños asesinatos. Pero también me doy cuenta de que ántes tenía que crecer y después volver a la infancia, de que no podía hacerlo todo de una sola vez, de que para darme cuenta, tenía precisamente, que ser adulto.

Felipe Rubio

En El Corazón Infinito

El alma fundamental de lo existente es El Juego, y este posibilita, a su vez, la posibilidad de la sanación. En “El Corazón Infinito” se realizará desde esa cercanía en la cual la ternura hacia nosotr@s mism@s se expande hacia afuera, ya que si no hay nada serio (todo es juego,) no hay rigidez y esto impide la existencia del limite. Por eso, precisamente, moramos en el Corazón Infinito.

Donación: 15 euros
Reservas en el Whatsapp: 638 036 927

Se agradece difusión.

P.D: Después del taller realizaremos una comida al aire libre en la que compartiremos aquello que cada uno lleve. Habrá posibilidad de baño.

Una piedra hacia el cielo

Un hombre arrojó una piedra hacia el cielo sin que esta cayera de nuevo a la tierra. Repitió la acción un par de veces y a la tercera cayó sobre su párpado haciendo que perdiera el ojo.

Lo mismo sucede con el pasado, la mayoría de las veces es mejor que no vuelva.

Felipe Rubio

Tengo un ego como una casa

Tengo un ego como una casa,
de la cual salgo cuando hace sol
o tiran piedras sobre el tejado,
para impedir que caigan sobre
mi cuerpo.

Un ego grande con plantas en el patio
que riego de guindas a brevas
y limpio de polvo como recuerdos
los fines de semana.

Un ego que si en lugar
de ser como una casa
fuese como un camión
acabaría por atropellarme.

Que grita y patalea
mientras lo observo sin ser visto;
un ego entrañable, en el fondo,
que tendrá a su vez otro egito
dentro de sí, imagino… Y así hasta el infinito.

De modo que si alguna vez
te liberas de él por completo
y te vuelves totalmente sabi@,
y tu vida se torna liviana,
no te preocupes demasiado,
yo te lo presto.

Felipe Rubio.

En realidad

En realidad cada uno escoge su propia realidad, las partes del juego en las que quiere intervenir y las normas que lo rigen. El problema viene cuando olvidamos que la realidad es siempre irreal y que el juego nunca deja de ser juego.

De modo que eso, que denominamos ego, no es más que un jugador olvidadizo que no soporta la idea de perder.

 

Felipe Rubio

Entrégate al miedo

Si no puedes entregarte al amor
por que sientes miedo,
si ese mismo miedo te impide
darte a los otros,
cumplir los sueños que ni siquiera
sabes que tienes,
crecer hasta mostrar tus verdaderas
dimensiones
o vestir tu vida de domingo;
no lo dudes:
ENTRÉGATE AL MIEDO.

Felipe Rubio