Examina tus sentimientos

-¿Cómo podemos acabar con aquellas actitudes de nosotros mismos que no nos gustan?

-Primero has de examinar tus sentimientos hacia ellas, aunque por tus palabras deduzco que no son sentimientos de comprensión; en el fondo no importa, pues es falso que existan sentimientos buenos o malos. Si tienes un sentimiento de amor excesivo hacia otra persona este es confuso, tiene guerra en su interior. Para amar realmente a otra persona la tienes que comprender por completo, sin sentimiento alguno, pues el amor es un campo donde no hay batalla. Lo mismo sucede con tus actitudes.

-Aún así –dijo el alumno-, creo que mi sentimiento hacia dichas actitudes es de desprecio.

-Acaba con él, entonces; pero se cuidadoso; de lo contrario terminarás odiando tu sentimiento y este se tornará invencible.

El maestro dejó que un silencio invadiese el valle en el que se encontraban para que, merced a él, sus palabras cayeran en el interior del joven como una hoja seca. Luego continuó.

– Cuando un hombre pretende arreglar la casa de su vecino primero tiene que hacerse con ella, y una vez que la posee, la remodela a su gusto. Lo que tú haces al despreciar partes de ti es alejarlas, convertirlas en algo ajeno. Pero nadie puede poner orden en algo que no le pertenece, es como pretender trabar amistad con un desconocido; primero has de conocer a la persona, después puedes ser su amiga. Con todo lo que te conforma pasa exactamente lo mismo. En primer lugar has de conocer todas tus actitudes, aceptarlas por completo, saber que son tuyas y valen tanto como cualquier otra. Después se corregirán por sí solas.

-Me parece imposible, puesto que a algunas de ellas las llevo arrastrando durante años –dijo el alumno, incrédulo-.

-No te preocupes por eso –contestó sonriendo el maestro-, en el odioclock-692416_960_720 no hay tiempo. Dentro de él vale tanto un siglo como un segundo, pues es un monstruo que absorbe los relojes. Cuando odiamos, en cierto aspecto, regalamos la eternidad al objeto de nuestro odio. Sin embargo, cuando una persona se ama por completo todo lo que hay dentro de él es afín a ella, y sigue sus máximas expectativas. Si alguien ama a otra persona le ayudará a dar fruto, a que se convierta en lo mejor que pueda llegar a ser, y así sucede también con nosotros mismos; mas, mientras haya disputa no habrá amor… solo esto has de recordar.

-Creo que empiezo a entender, aún así, hay algo que se me escapa, y es el hecho de que para usted el amor no sea un sentimiento.

-No, el amor no es un sentimiento, es una certeza. Te darás cuenta de ello cuando se extinga por completo tu odio.

Anuncios